Cómo comprar una autocaravana en Alemania. La búsqueda

Vivimos en un mercado europeo único. La única frontera existente hoy en día es el idioma.

Los fabricantes de cualquier producto que se venda en toda Europa establecen los precios de sus productos para toda Europa. Esto es, un fabricante de autocaravanas establece las mismas condiciones a un concesionario de Málaga que a un concesionario de Rotterdam.

A partir de estos precios base comienzan las particularidades de cada país. Cada país tiene un tipo de IVA. Unos países podrían disponer ayudas para la renovación del parque de vehículos y otros no.

Luego están las personas, la educación vial (en sentido amplio) de las personas. Es cierto que en Alemania hay mucho menos fumadores que en España, pero también es cierto que Alemania es un país que se puede atravesar de cabo a rabo sin pasar ninguna rotonda y sin pagar ningún peaje, esto se traduce en que los vehículos suelen ir a tope de velocidad y de revoluciones. Además los alemanes no consideran la posesión de un vehículo del mismo modo que la considera un español. El español que compra una autocaravana piensa que compra algo que tendrá mucho tiempo, en tanto que el alemán piensa que compra algo que cambiará mejor pronto que tarde. Un español trata su autocaravana como si fuera su propia hija, el cambio de marchas lo hace de forma suave, embraga con suavidad, nunca llega a conducir subido de revoluciones, y si llega a un bulto en la carretera demasiado rápido y golpea la autocaravana demasiado fuerte, ese golpe se le transmite al estómago. En cambio todo alemán se cree un Vettel en potencia. El alemán suelta el pedal del embrague de golpe, cree que conducir siempre a máximas revoluciones es la forma normal de conducir, y si atraviesa un paso de peatones elevado demasiado rápido piensa en si habrá alcanzado su record de altura; por no hablar de que hay alemanes que son capaces de realizar todo esto con una cerveza en la mano.

Para acabar de describir el escenario, hay que tener en cuenta que a la hora de valorar el precio de una autocaravana de segunda mano, este se compone del valor de la autocaravana base, del valor del pack de extras, y del valor de la personalización. Todos conocemos las funcionalidades básicas de una AC. Un ejemplo de extra sería el aire acondicionado en cabina o la nevera grande. En cuanto a la personalización, hay autocaravanistas que aman su AC y el valor de la personalización puede llegar a ser mayor que el de la propia AC. Ejemplos de personalización serían la alarma, el dispositivo antiroedores en el motor, un generador eléctrico a gasoil integrado en la AC, el aire acondicionado en habitáculo, la antena satélite automática, la placa solar, la bola de enganche, detectores de gas, dispositivos multimedia, etc…

A partir de estas premisas (y a pesar de ellas), queremos comprar una autocaravana de segunda mano.

Lo primero que haremos es acotar el tipo de autocaravana que buscamos. ¿Qué necesidades debemos cubrir? Si sois “culo de mal asiento” y no sois más de tres deberás centrarte en autocaravanas tipo Camper o perfiladas pequeñas. Para familias con niños tendréis que decidir si capuchina o perfilada, si la preferís con dos camas de matrimonio o con literas,… Los que prefieran las largas estancias deberán considerar que la autocaravana cuente con nevera grande, fuente de energía eléctrica auxiliar o aire acondicionado en habitáculo.
Una vez sabemos que tipo de autocaravana queremos empezamos a buscar de más cerca a más lejos. Como hemos dicho el mercado europeo es único, y si, por ejemplo, vives en Gerona, debes buscar antes en Perpignan que en La Coruña.

La búsqueda podemos realizarla por internet. Algunos sitios para empezar son milanuncios.com, que a pesar de que su creador la vendió el año pasado a la misma multinacional propietaria de segundamano.es, todavía funciona bastante bien; los foros o los grupos de compra venta de Facebook como Compra Venta Caravaning.

Igualmente debemos buscar en las webs oficiales de los concesionarios de autocaravanas por si les ha entrado el vehículo que buscamos de segunda mano. Aunque la mayoría de concesionarios ofertan sus vehículos usados en las webs de anuncios de internet, no todos lo hacen.

Pero al terminar el escrutinio descubrimos que la AC que buscamos no existe en el mercado de segunda mano de cercanías. O quizás hemos encontrado alguna pero vemos raro que la AC que, por ejemplo, se vendía nueva en el 2010 por 45.000€, su propietario pretenda sacar 39.000€ ahora, en el 2015, después de 5 años de uso. En estos casos nos vemos en la obligación de ampliar nuestra búsqueda y acudir al mercado alemán.

El escrutinio del mercado alemán también se puede hacer por internet. Algunas webs de referencia son mobile.de y truckscout24.es. Cuando empezamos a buscar en el mercado alemán nos invade la alegría al ver que sí que está lo que buscamos. Hay que saber que el apogeo del mercado de AC, por ubicación geográfica, por número de fabricantes y concesionarios, y por número de transacciones, está en Alemania, y si aquí tampoco encontramos lo que buscamos tendremos que empezar a contemplar el mercado de vehículos nuevos.

Ahora que ya tenemos localizadas varias AC empezamos a enviar emails a los vendedores y para desolación nuestra, vemos que no nos contesta nadie. Tranquilo es normal, el vendedor alemán solo atiende el teléfono. Seguro que tienes algún familiar o vecino que habla inglés y que puede realizar un par de llamadas por tí. Nosotros contamos con un abogado español que vivió y ejerció la abogacía en Alemania durante varios años y que habla perfectamente el alemán y que puede ayudarte a tí también. Si le necesitas envíanos un email.

En nuestro caso, buscábamos una AC perfilada, pequeña, para 3 personas, que tuviera a/a en cabina, rutera, que tuviera potencia, que tuviera asiento lateral para que se pudiera montar una cama en el comedor, entre otras cosas. Algunos ejemplos de lo que buscabamos eran la Burstner T571, la Dethleffs T11, la Laika X595R, la Carado T134, la TEC Advantec 546, etc. Durante los meses en que estamos buscando en España se nos han escapado un par de Burstner T571, una Dethleffs T11 y una Carado T134, todas porque ha habido otro comprador más rápido que nosotros. Durante las últimas semanas ya no encontramos nada en España e indagamos el mercado francés y el alemán. Hemos encontrado una Giottiline Therry T31 en Niederelsungen, una TEC Advantec 546 cerca de Dinamarca, y una Laika X595R en Dresde, entre otras.

En el próximo post hablaremos de la negociación, del precio y de como tratan los concesionarios las ACs usadas que llegan a sus manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *