Foz de Lumbier, Liédana, Olite y Arguedas

Se trata de un desfiladero excavado por el río Iratí sobre las calizas del extremo occidental de la Sierra de Leire. Nosotros haremos el paseo que nos lleva hasta la localidad de Liedana. Destaca su vegetación, junto al río podemos encontrar algunos sauces y a la entrada y la salida de la misma se pueden ver álamos, sauces, chopos y olmos. En cuanto a su fauna, existe una importante colonia de buitres leonados compuesta de cincuenta parejas, además de otras muchas de otras especies de aves como grajillas, córvidos, alimoches, vencejos o el nocturno búho.
Nos dirigiremos a la localidad de OLITE, donde realizaremos una Visita de su CASTILLO.
El Castillo-Palacio Real de Olite es uno de los conjuntos histórico – artísticos más importantes de Navarra. Actualmente, está dividido en tres partes: Palacio Viejo (actual Parador), ruinas de la Capilla de San Jorge, y Palacio Nuevo, que es la parte visitable del monumento.

El recorrido desde el Alto de Aguilares es un itinerario clásico, posiblemente el más conocido y atractivo para el visitante, que circunda el Polígono de Tiro por su pista perimetral y que permite descubrir las singularidades de la Blanca, una de las tres zonas en las que se divide la Bardena, junto el Plano y la Negra. También se podrá disfrutar de una bella espléndida  panorámica de toda la zona visitada desde su mirador.
Desde el Alto de Aguilares se toma la carretera asfaltada hasta la entrada del cuartel militar. Para después seguir a la derecha por la pista compacta que rodea el campo de tiro militar y que atravesando diferentes barrancos, pasaremos cerca de algunos de los lugares más emblemáticos, erosionados y geológicamente más característicos de esta zona: Balsa de Zapata, Cabezo de Sanchico Rota, La Ralla, El Rallón, Pisquerra, etc, para finalizar en el simbólico cabezo de Castildetierra, la obra escultórica más arriesgada de la madre naturaleza en Bardenas.
Durante este recorrido de 31,7 km y aproximadamente 2 horas y media de duración, se suelen realizar entre dos o tres paradas, con pequeños recorridos a pie, para estirar las piernas.
Tras la parada “obligatoria” en Castildetierra para poder hacer la fotografía de rigor y una breve incursión a pie por el Barranco de las Cortinas, y también,  se podrá ascender el Cabezo de las Cortinillas, a través de una singular hilera de 219 escalones de hormigón (herencia de un antiguo observatorio militar) que ascienden en diagonal por la ladera hasta la cumbre llana del cabezo, y desde cuyo mirador se ofrece una espléndida panorámica de toda la zona visitada.