Rincones que algún día visitaré

Enviado por María Jesús Beneyto el Mié, 11/09/2019

Se acerca la Semana Santa, es momento de tomarse un respiro ¿dónde te gustaría ir esta vez…? Yo he elegido varios rincones de Europa donde me encantaría perderme algún día…

Manarola es un pequeño pueblo pesquero en la provincia de La Spezia, Liguria, en el norte de Italia, que "cae" por un barranco a la salvaje y accidentada costa del mar de Liguria. Legada con más vides que cualquier otro pueblo de Cinque Terre, Manarola es famosa por su vino dulce Sciacchetrá. También está inundada de reliquias medievales invaluables, lo que respalda las afirmaciones de que es la más antigua de las cinco tierras (Monteroso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore). Los autóctonos hablan un dialecto local esotérico conocido como manarolese. Debido a su proximidad a Riomaggiore (a 852 m de distancia), la zona está muy transitada por turistas.

Foto: Acantilado de Manarola (Italia)

manarola

Innsbruck, la capital del Tirol Austriaco es uno de los destinos más bellos de Europa y seduce al viajero más escéptico. La herencia cultural de esta ciudad es extraordinaria, desde iglesias a los lugares de residencia de la Corte Imperial, pasando por el arte de sus museos a los pies de los imponentes Alpes. Además, es un extraordinario punto de partida para aquellos que quieran explorar la región siguiendo el valle del río Inn hasta Kufstein.

Foto: Tirol - Alpes austriacos

tirol Alpes

Si existe un país donde las leyendas son un pilar imprescindible de la cultura popular es Escocia. La leyenda del castillo de Eilean Donan es una de ellas y las Tierras Altas y las Hébridas guardan un amplio acervo de estas historias. Una de estas leyendas originaria de estas regiones es la del pequeño Shamus. Un niño que al convertirse en adulto desempeñaría un un papel importante en el origen del castillo de Eilean Donan.

Foto: Castillo de Eilean Donan

Bamberg es una preciosa ciudad medieval cuyo casco histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1993. En Bamberg, como en Rothenburg, Gengenbach o Schwäbisch Hall, uno tiene la sensación de que todo ha sido dispuesto estratégicamente para deleite del viajero. Aguas que discurren junto a pintorescas casas, calles empedradas, un Ayuntamiento flotando en medio de una isla, una catedral con más de 1.000 años… todo un regalo para la vista.

Foto: Bamberg (Alemania)

Contenido Relacionado


Publicaciones de invitados